Noticias

Los chilenos y el coronavirus: grupos socioeconómicos vulnerables presentaron mayor nivel de desinformación

La empresa de investigación de mercados, Activa, midió la percepción de los chilenos durante las fases de transmisión 1 y 2. Los resultados revelaron que el desconocimiento sobre las medidas de prevención fue mayor entre los sectores D y E, a lo que se suma una gran preocupación por el impacto económico que tendrá esta emergencia sanitaria.

Tomarle el pulso a la percepción ciudadana sobre el coronavirus se vuelve indispensable para saber cómo están viviendo los chilenos esta pandemia y las perspectivas que tienen sobre su impacto. Un estudio de Activa reveló que, durante las primeras fases de transmisión, los mayores niveles de desinformación se presentaron entre los grupos socioeconómicos más vulnerables.

Un 57,7% de los consultados en los sectores D y E declaró estar “muy informado/informado” sobre cómo prevenir el virus, mientras que un 31,4% afirmó estar “medianamente informados” y un 11% “poco o nada informado”. Las cifras contrastan con los niveles de conocimiento presentes, por ejemplo, en el grupo C1 en que el 86,4% aseguró estar “muy informado/informado”, mientras sólo un 5,2% aseveró estar “poco o nada informado”.

El sondeo se realizó sobre la base de 1.135 entrevistas online entre el 5 y el 12 de marzo de 2020, es decir, cuando el país se encontraba enfrentando la fase 1 y 2 de propagación del virus. Si bien, la percepción sobre la situación puede haber cambiado en algunas de las variables que se midieron, los datos siguen siendo reveladores. “El problema es que quienes no se declaraban tan informados son los niveles socioeconómicos más bajos y justamente son los que representan la mayor proporción de la población, es decir, el 51% de la población chilena está en el estrato D y E, sumados”, explica Rodrigo de La Riva, sociólogo y gerente de customer experience de Activa.

“La tarea que compete en términos de información, por lo tanto, debiera enfocarse mucho más en la población de nivel socioeconómico bajo para que ellos puedan tomar mayor conciencia de la importancia de las medidas preventivas”, agrega.

Para De La Riva este aspecto cobra mayor relevancia debido a que este grupo concentra justamente a los trabajadores que necesitan seguir usando el transporte público para desempeñarse en industrias o en rubros donde no existen posibilidades de trabajo remoto. “Ellos están mucho más expuestos que la población más acomodada que puede tener un vehículo de transporte individual o que tienen las facilidades de hacer, lo que no todos pueden, y que hoy llamamos home office”, enfatiza.

Chile y su capacidad de respuesta

Otro aspecto que midió el estudio es el nivel de confianza entre los chilenos sobre la capacidad del país para hacerle frente a la pandemia. Los resultados señalaron que un 67,8% considera que el país no está preparado para evitar el contagio masivo de coronavirus. Según De La Riva, estos datos son consistentes con lo que ya han mostrado otros sondeos que ha realizado Activa y que hablan de una baja valoración del sistema de salud público y privado. “La mayoría de la población piensa que el país no está preparado, pero básicamente es porque no hay suficiente confianza en el actual sistema de salud chileno”, explica el profesional.

En una línea similar, al menos durante las primeas fases de transmisión, la percepción sobre la claridad con la que se estaba comunicando la información no era del todo positiva. Según el estudio, un 57,4% de la población consideraba que el Gobierno y las autoridades no estaban entregado información “muy clara” para prevenir el coronavirus. “En la fase 2 pareciera ser que efectivamente el nivel de información no era el adecuado, o lo que había de información no era muy claro. La mayoría de la gente se informó por las redes sociales. Ahí estaba toda la información”, explica De La Riva.

Al resultado anterior se suma que sólo un 28,1% declaraba que el Ministerio de Salud estaba teniendo un desempeño “bueno/muy bueno” al momento de informar y dar recomendaciones para prevenir el contagio, mientras que un 37,7% consideraba que estaba teniendo un desempeño malo/muy malo. “El nivel de confianza en las autoridades hoy, además, es tan bajo que cualquier mensaje que provenga de las autoridades tiene una carga negativa y de ahí que los resultados de la evaluación de desempeño no sean tan buenos”, agrega.

El impacto económico y político

A la preocupación que generan las posibilidades de contagio, se añade la inquietud de los chilenos por cómo la situación epidemiológica afectará sus ingresos. El estudio mostró que un 72,3% cree que el coronavirus tendrá “efectos muy negativos” en la economía del país. Esto sugiere que las miradas de la población estarán puestas en las acciones que tomen las autoridades para enfrentar esas consecuencias. “Por ejemplo, en otros países como Italia, se postergó el pago de los dividendos, los créditos hipotecarios por un año o más”, explica De La Riva. “También se necesitarán otras medidas para paliar los problemas económicos de las empresas privadas y evitar la desvinculación de personal”, insiste.

El golpe económico no es el único remezón que preocupa a los chilenos, según este sondeo, sino que les intranquiliza también el impacto político. El estudio mostró que, al comienzo de la pandemia, un 57% estaba en desacuerdo con postergar para otra fecha el plebiscito de abril de 2020 para evitar contagios masivos. Si bien los resultados de esta variable pueden haber cambiado debido a cómo ha evolucionado la situación actual, De La Riva explica que estos datos sugieren que es imprescindible establecer canales de comunicación con quienes aún no están convencidos de postergar esta votación. “Incluso si llegásemos a hacer el plebiscito, podríamos tener muy poca participación y Chile necesita que un proceso de esta naturaleza tenga la mayor legitimidad, es decir, la mayor participación”, sostiene el profesional.

Donde sí hubo encuentro en la percepción de los chilenos , desde un comienzo, fue en las medidas relacionadas con restringir el acceso de personas al país. Un 83,7% se mostró de acuerdo con suspender la llegada de vuelos de países con alto número de contagiados. “Para ese entonces todavía esto era algo lejano, era algo controlable y todavía no se tomaba conciencia de la velocidad del contagio”, explica el sociólogo. “Pero como todo se disparó entre el sábado y el lunes, ya hay conciencia de que esto se viene en serio”, concluye.

Más sobre el estudio

Este estudio cuantitativo de Activa se realizó por medio de 1.135 entrevistas, a través del panel OpinandoOnline. El sondeo se aplicó entre el 5 y el 12 de marzo de 2020, a hombres y mujeres mayores de 18 años, pertenecientes a todos los niveles socioeconómicos, residentes en Santiago y regiones. El financiamiento de esta investigación se concretó con recursos propios de la empresa. El detalle de los resultados y su ficha metodológica se encuentran publicados aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *