Noticias

El mandato de la ciudadanía a los nuevos constituyentes

Muchas de las posiciones ciudadanas que quedaron reflejadas en la conformación de la Convención ya habían sido identificadas en el estudio AIM “Voces Ciudadanas para la Constituyente”. Hoy nuestro compromiso como gremio es seguir entregando información oportuna; impulsando la investigación de calidad; aportando al diálogo; y visibilizando las expectativas y preocupaciones de los chilenos y chilenas.

La irrupción de los independientes, movimientos sociales y fuerzas políticas extraparlamentarias en la Convención Constituyente, sin lugar a dudas marca un reordenamiento del mapa político en el país.

El estudio “Voces Ciudadanas para la Constituyente”, desarrollado de manera colaborativa por las empresas pertenecientes a AIM y presentado a mediados de abril de 2021, ya daba cuenta de algunas de las principales tendencias que se observaron durante las elecciones desarrolladas este 15 y 16 de mayo.

Uno de los hallazgos de la investigación es la identificación de temáticas que reúnen un amplio respaldo ciudadano. El estudio mostró que el 78% de los encuestados opta por incentivar un Estado pro ambiental que busque el progreso económico y la justicia social asegurando la preservación del patrimonio ambiental. Esto en contraposición a un Estado pro crecimiento que incentive el progreso y la libertad económica (22%).

Junto a ello, un 76% de los encuestados se mostró a favor de avanzar hacia un Estado benefactor que garantice el acceso y la calidad de los derechos sociales, versus un Estado subsidiario que de mayor libertad y autonomía a la iniciativa privada (24%).

Además, un 69% de los encuestados manifestó su preferencia por el reconocimiento de la diversidad de los habitantes del país y la legitimidad de los pueblos originarios a través de un Estado plurinacional.

Estas posiciones ciudadanas quedaron reflejadas en la conformación de la Convención, la que de acuerdo a un análisis realizado por Ciper en base a las propuestas de campaña, quedó conformada por 77 constituyentes (equivalentes al 50%) que impulsan políticas para “poner fin al rol subsidiario del Estado, superar la economía extractivista e instaurar la plurinacionalidad”, entre otras.

Los resultados de esta elección en particular implican importantes desafíos para el mundo político. Ya no existe la lógica del binominal, sino que se observan una serie de bloques con posiciones coincidentes y divergentes que deben ser capaces de generar diálogos que conduzcan a acuerdos.

En este sentido, la transparencia será fundamental para que la ciudadanía esté al tanto de estas conversaciones. Así quedó reflejado en el estudio AIM donde un 32% señaló que el mecanismo más apropiado para mantener a la ciudadanía informada de las discusiones es a través de los medios tradicionales. Un 29% prefiere la creación de un canal público similar a los actuales del Senado y la Cámara, un 21% considera la publicación de discusiones en páginas web o en redes sociales propias de la convención y un 10% prefiere el envío de informes mensuales del trabajo y asistencia de constituyentes.

A la hora de establecer canales para que la Convención escuche las posturas de la ciudadanía, mientras los jóvenes entre 18 y 29 años se inclinan en un 52% por redes sociales, las personas entre 45 y 54 años prefieren consultas ciudadanas virtuales con sistema de votación electrónica (39%) y cabildos comunales o barriales (39%). En tanto, los mayores de 65 se inclinan en un 44% por desarrollar sesiones abiertas con representantes de las organizaciones de la sociedad civil.

Con todo, la entrega oportuna de información será muy relevante a la hora de mantener la confianza de la ciudadanía en un proceso que actualmente genera muchas expectativas para resolver problemas como las pensiones, la calidad de la salud, la educación, el empleo o los sueldos (32%) y generar un acuerdo social que traiga cambios positivos para el país, la democracia y la forma en que regulamos nuestra vida social y económica (32%).

Este proceso además genera grandes desafíos para el mundo de la investigación. Si bien, ante la dificultad de contar con el número de casos necesarios para anticipar los resultados electorales en la elección constituyente –equivalentes a mil encuestados en cada uno de los distritos–, las empresas pertenecientes a AIM se abstuvieron de presentar pronósticos electorales, como asociación no somos indiferentes a las críticas al mundo de las encuestas realizadas luego de los comicios. 

Como Asociación de Investigadores de Mercado y Opinión Pública, en diversas oportunidades hemos alertado sobre el peligro que implican los sondeos electorales con bajos estándares de transparencia y hemos creado y difundido recomendaciones en la materia. Junto a ello, nuestro proceso de certificación busca asegurar que las empresas AIM respondan a estándares de calidad que aseguren la fiabilidad de los datos que estas entregan.

Hoy el mundo de la investigación en Chile se enfrenta al desafío de dar cuenta de las transformaciones en la forma en que la ciudadanía se relaciona con la política, tarea que asumimos con responsabilidad y compromiso ético.

Como industria necesitamos seguir estudiando e incorporando nuevas técnicas. La investigación cualitativa adelantó muchas de las cosas que observamos en estas elecciones, como la irrupción de los independientes. Así fue reflejado en el trabajo de entrevistas audiovisuales desarrollado por AIM en el marco de su estudio “Voces Ciudadanas para la Constituyente”.

Es esta la línea en la queremos seguir avanzando como asociación, entregando información oportuna para la ciudadanía, constituyentes y medios de comunicación; impulsando la investigación de calidad; aportando al diálogo; y visibilizando las expectativas y preocupaciones de los chilenos y chilenas.

Asociación de Investigadores de Mercado y Opinión Pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *